sábado, 1 de septiembre de 2007

ENTREVISTA A PERSONA CON SIDA


Entrevista a la Lic. Susana Pfortner Area

de Psicología de Fundación Huésped



¿Podría contarme cómo se orienta a la hora de informar a una persona que es HIV positivo?


También trabajo en el hospital Fernández en el servicio de infectología y nosotros somos justamente los encargados de entregar los resultados cuando el paciente se entera en el primer momento sin esperarlo; porque hay pacientes que obviamente han tenido riesgo y de alguna manera están como preparados o esperando el resultado y hay otros que no, que lamentablemente hay que entregarles ese resultado. Es un momento realmente durísimo pero nosotros los contenemos señalándoles ya el camino que tienen a seguir o sea poniéndoles en seguida en contacto con un médico, sacándoles un turno, haciéndoles hacer una serie de análisis como para que ellos a los 15 o 20 días a lo sumo de haber tenido el resultado puedan ya tener una entrevista con el médico y con sus análisis.



¿Me da la impresión que cuando uno se enfrenta con una noticia de esta naturaleza lo primero que debe pensar es que se va a morir?


Por supuesto, y justamente de ese lugar hay que correrlo al paciente, porque no es así, porque en este momento por suerte después de la época de los cócteles, hay nueva medicación en donde es mucho menor la cantidad de píldoras y en un tiempo más razonable. O sea, que hay que ver si al paciente hay que medicarlo, eso depende de su estado de salud en general y entonces justamente el paciente lo que accede a saber es que se ha convertido en una enfermedad crónica, que ya no es una enfermedad mortal porque hay maneras de frenar el virus. Obviamente todavía no se ha encontrado nada para erradicarlo del organismo, pero sí detener su multiplicación.


¿Un enfermo de Sida debe salir a la calle y decir: "soy enfermo, tengo HIV, tengo Sida"?


Por mi experiencia con pacientes de alguna manera pienso que no tienen por qué salir a la calle y decirlo.Creo que tienen que seleccionar justamente a quién se lo van a decir, cómo se lo van a decir y en qué momento se lo van a decir. Justamente por eso nosotros en la Fundación tenemos grupos de personas que conviven con el virus, hacemos grupos de pareja discordantes, esto significa que uno está infectado y el otro no para que se acostumbren y se ajusten a vivir con el virus. Pero no me parece de ninguna manera que tienen que salir a la calle a vociferar o en sus trabajos, incluso creo que no es necesario porque usted sabe y casi todos saben cuáles son las vías de contagio.


¿No sería una gran responsabilidad en el ámbito laboral?


Sobre todo porque es un área en el que se comparten importantes espacios de tiempo y sería una obligación más que nada moral.Creo que eso depende de cada uno, yo no me parece que podamos generalizar y decir que es una obligación moral porque en ningún trabajo que uno tenga está exponiendo al contagio a la persona que está al lado, porque definitivamente esto se contagia por transmisión sexual, transfusión sanguínea y no hay otra manera de contagio.Entonces creo que si la persona que está trabajando como abogado o bibliotecario o incluso en una fábrica, obviamente tiene que tener las precauciones, si es que tiene un accidente, de que nadie lo toque; pero no me parece necesario realmente por más que compartan un área de trabajo social de muchas horas. Depende de cada uno, porque esto no se contagia por tomar mate o tomar del mismo vaso no es así el contagio.


¿Existen grupos de contención?


Sí y son muy interesantes. Los grupos de reflexión que se hacen en la Fundación Huésped son totalmente gratuitos y se realizan dos veces por semana. Están coordinados por un profesional, funcionan muy bien. Creo que justamente el momento en que el paciente se entera es el momento en que nosotros le ofrecemos qué puede hacer, o un tiempo de terapia individual en el hospital o en Huésped o terapia grupal. Si el paciente accede realmente a todo ese tipo de terapia hasta tanto esté ajustado a la situación o hasta que él considere que ya no lo necesita.


¿Siente que una persona que se entera que tiene el virus del sida, además de la carga que implica convivir con esta nueva situación debe dar un montón de explicaciones sobre todo a la familia?


Creo que es una carga muy pesada enfrentar a la familia y decirlo. Sé a lo que usted se refiere y pienso que un montón de personas que tienen que declarar una condición sexual que de otra manera no lo hubieran declarado cosa que yo de todas las maneras pienso que no es pertinente; porque no hay un grupo de riesgo, digamos, todo el mundo que no se cuida apropiadamente con una pareja sexual está en riesgo.
En la diversidad de situaciones y de resolución a las mismas pensaba en una persona que enfrenta a su familia y ésta le da la espalda, ¿qué alternativa le queda?Bueno, justamente la alternativa que le queda es tratar de buscar contención por otro lado dentro de sus amigos, de su grupo cercano, y dentro de lo que nosotros podemos hacer que es la contención terapéutica. También la familia se desestructura muchísimo cuando hay un enfermo de este tipo.


¿Está enferma toda la familia?


De alguna manera sí; digamos que se angustia mucho y entonces también lo que hemos optado por hacer es grupos de familia, de familiares y amigos. Es duro recibir un resultado así, yo no te puedo decir que sea una cosa suave ni liviana, es una cosa muy pesada y muy dura pero tratamos de que transiten de la mejor manera posible por lo menos el primer momento.
Cualquier persona puede tener sida, sabemos que los riesgos de contagio están en todo el mundo;


¿Hay características en el orden psicológico que hagan que ciertas personas estén más expuestas o que estén como más predispuestas a que esto les pase?


Yo diría que si lo tengo que vincular con el nivel psicológico, lo que sí puedo decir simplemente por sentido común es que esa persona que de alguna manera no se cuida a sí mismo, que no se estima y que de alguna manera es descuidada en todas las áreas de su vida. Es una persona que se arriesga; porque quizás no valora lo que es. En ese sentido creo que sí hay, pero no podemos hablar de una predisposición psicológica para enfermarse.


A veces pasa también por desconocimiento; por ejemplo, el acceder a una terapia psicológica me da la impresión que está como más ligado a un determinado nivel social, entonces hasta donde la psicología tiene algo que ver, no porque no llegue sino hasta dónde el paciente llegue.Justamente estamos haciendo un montón de proyectos y tratando de hacer prevención en diferentes áreas del conurbano bonaerense; queremos ir al interior del país. Lo que hace falta son campañas de prevención a nivel nacional y dentro de nuestra organización lo que sí tratamos de hacer es prevención para que justamente las personas que no tengan una terapia psicológica puedan obtenerla.


Pensaba en grupos sociales que no contemplan la parte psicológica porque no se les pasa por la cabeza, sobre todo en lugares más carenciados por ejemplo.Por eso estamos tratando de ir nosotros a esos lugares carenciados a presentar proyectos como para capacitar a otras personas: profesionales, maestros de colegios, padres, cuidadores, justamente para que ellos de alguna manera puedan funcionar como multiplicadores precisamente en zonas carenciadas.


¿Cómo debemos tratar a un enfermo de sida?


Porque por lo general nos conectamos con la lástima, con el miedo.La mejor manera es tratarlo como una persona absolutamente normal, que no ha contraído el virus porque no deja de ser una persona que funciona perfectamente, que puede trabajar, que se puede enamorar, que puede en fin hacer una vida normal siempre y cuando esté en manos de un profesional médico (o sea, que esté cuidada). Pero creo que de ninguna manera hay que diferenciarlos. El poner la enfermedad delante, como en más de un caso, creo que es discriminar.


Cuando el paciente pone la enfermedad delante, ¿hasta dónde es prudente para sí mismo?Depende, porque justamente esos personajes nuestros en algunos ha funcionado muy bien porque se han sentido muy contentos de que alguien pregone de esa manera que está enfermo; otros se han sentido mal por eso de que "este tipo está haciendo bandera con su enfermedad", depende de la personalidad de cada uno. Creo que una buena comunicación con una persona conocida siempre es muy bienvenida.


¿Qué sensaciones son las que más se mueven en un enfermo de sida en líneas generales? ¿Impotencia, bronca contra sí mismo?


Diría que miedo, impotencia, bronca, desazón, desestructuración. Porque en un primer momento el enfermo piensa que se va a morir mañana, después tiene muchísimo miedo a la discriminación, piensa que tiene como un cartel pegado en la frente; todo eso hay que trabajarlo para que se dé cuenta que sigue siendo la misma persona que era antes, simplemente que tiene el conocimiento de que está infectado. Por supuesto que hay casos que la gente ya viene muy deteriorada porque o nunca se quiso tratar o nunca descubrió que podía estar infectado; son personas que a lo mejor lo han negado mucho.


Voy a contarle el caso de un amiga, quien conoció una persona, le gustó mucho y antes de llegar a un espacio de intimidad éste le dijo que tenía el virus HIV. Ella se paralizó, de golpe se le pasó el encantamiento y no pudo avanzar más en la relación. Es comprensible de ambos lados.


La persona que no está informada es obvio que se paraliza en el primer momento, pero justamente por eso nosotros armamos grupos de parejas discordantes de las cuales se pasa mucha información de cómo se puede convivir con una pareja cero positiva y de qué manera. No digo que sea fácil, no lo es, pero es normal la reacción que tuvo tu amiga.


¿Y la probabilidad de hijos en una relación así?


En este sentido yo preferiría que se lo preguntara a un médico, porque me parece más del área médica.


¿Con el SIDA se convive o de SIDA se padece?


Creo que se puede convivir; pero que se padece cuando uno no acude a ayuda, se padece cuando uno se encierra mucho en sí mismo. Y se convive cuando uno busca ayuda, se ajusta al HIV y puede quizás tener un espacio en el cual hablar de eso.


¿Alguna otra cosa más con la que quiera terminar?


Me parece que son importantes estas charlas porque creo que si llegan al público en general son muy ilustrativas y que lo que tenemos que tratar todos es de que no se discrimine tanto.
Sacar los fantasmas.Exactamente. Y ver la realidad. Ver que es una enfermedad crónica que es contagiosa, que tiene una connotación sexual pero que no es moralmente punible, ¿no? Creo que es eso, muchas gracias.

5 comentarios:

Marina dijo...

Cuando el sida ya se ha desarrollado con sintomas como hongos fiebre debilidad manchas en la piel entre otras y aplican tratamientos que tiempo de supervivencia tienen esos enfermos hoy en dia, tengo entendido de un promedio de 3 a 5 años es asi?

Gracias

rosa dijo...

yo creo q la persona q tiene esta enfermedad no tiene porq bajar la cabeza nadie pide estar enfermo son simplemente cosas q pasan y no por eso debemos discriminarlos

Rosario dijo...

yo creo que el sida no esiste esiste infecciones bojo defensa mala alimentacion ect demodo que el sida no esiste puto

Rosario dijo...

yo creo que el sida no existe,
existe infecciones estar vajo de defensas,mala alimentación etc..
de modo que el sida no existe.

Chilesemilla dijo...

Usted puede mejorar notablemente la calidad de vida de los pacientes con Inmuno-deficiencias : Mejore su nutrición con Micro-algas (Fitoplancton Marino) que, hoy los científicos han descubierto como el alimento más completo, biodisponible y recientemente administrable como suplemento alimenticio para el ser humano. Influye notablemente en la mejoría de pacientes con estados depresivos, inmuno-sensibles, con múltiples complicaciones infecciosas o virales. Demostrado por estudios clínicos de universidades. Solicite un informe gratuito, con toda la información al respecto: (REQUISITO: ENVIAR TELEFONO, CIUDAD, NOMBRE) vitacurasalud@gmail.com